domingo, 27 de enero de 2013

Las uvas de la ira




-Yo no puedo hacer nada, sólo cumplo órdenes. Me mandaron a deciros que estáis desahuciados.
-¿Quiere decir que me echan de mi tierra?
-No hay por qué enfadarse conmigo. Yo no tengo la culpa.
-Pues, ¿quién la tiene?
-Ya sabes que el dueño de la tierra es la compañía Shawneeland.
-¿Y quién es la compañía Shawneeland?
-No es nadie, es una compañía.
-Pero tienen un presidente. Tendrán a alguien que sepa para qué sirve un rifle, ¿verdad?
-Pero hijo, ellos no tienen la culpa, el banco les dice lo que tienen que hacer.
-Muy bien, ¿dónde está el banco?
-En Tulsa, pero no vas a resolver nada. Allí sólo está el apoderado y el pobre sólo trata de cumplir las órdenes de Nueva York.
-¿Entonces a quién matamos?
-La verdad, no lo sé, si lo supiera te lo diría: yo no sé quién es el culpable.


"Las uvas de la ira", John Ford.

3 comentarios:

Susana Prosper dijo...

Y así es, tristemente.

Anita Noire dijo...

Que podía haberlo escrito ayer, si viviera, claro. No aprendemos nunca nada.

Louis Charpentier dijo...

Argh! la secuencia de la película es triste y sí, de hoy mismo